* Regresar
El Primer Capítulo entre Correcaminos y León, se Pintó de Esmeralda

25/04/2012 | 21:50 hrs.

Semifinal Ida

 

Miércoles 25 de abril, 2012

 

Correcaminos 0-1 León

20:00 hrs.

Estadio: Marte R. Gómez Segura

Árbitro: Roberto Ríos

 

El primer capítulo de la semifinal se escribió con letras esmeraldas en el Marte R. Gómez. León venció 0-1 a Correcaminos y lleva ventaja de dos goles para la Vuelta.

 

El gol fue obra de Nelson Maz al minuto 30.  Ver Video del Gol

 

La Vuelta será el sábado 28 de abril a las 20:00 hrs. en el Nou Camp de León, Guanajuato. Correcaminos deberá ganar por un par de goles si quiere acceder a la Gran Final; los dirigidos por Gustavo Matosas tendrán el pase incluso cayendo por un tanto.

 

El Partido

 

La condición de local siempre brindará un extra a todo equipo, más en una fase de definición. Así lo vivió Correcaminos que saltó al campo revolucionado, con un trote veloz y un impulso ofensivo; rápido, uno de sus bastiones al frente: Roberto Saucedo, puso un cabezazo en las manos de Edgar Hernández.

 

El juego estaba tenso, cumplía con las expectativas, sufrido en la tribuna y la cancha. Rápido, José Luis López y Fernando Salazar se condicionaron con tarjetas amarillas, estaban en desventaja en la batalla semifinalista.

 

El superlíder fue perdiendo los nervios, se asentó autoritario sobre el Marte R. Gómez y desempolvó las virtudes que mostró a lo largo de 15 jornadas, sólidos y potentes cuando ponían la mira al frente. El equipo de Gustavo Matosas poco a poco dormía al local.

 

León rugió pero Eder Patiño no se intimidó ante el ruido de un espectacular disparo de uno los medios ofensivos visitantes, el arquero voló y a una mano concedió tiro de esquina. El juego cambio de color, el naranja por el verde, los de Guanajuato se apoderaron del trámite; contra la corriente, contra el viento, remaban los de  Ignacio Rodríguez.

 

Pero las citas importantes están vacantes para los grandes protagonistas y como si hubiera esperado a que el segundero llevara a la primera media hora, el goleador Nelson Maz decidió, tras un pase milimétrico, abrir el marcador. Se metió a la zona donde se siente más cómodo, el área, entró como si fuera su casa, alzó la mirada y cruzó un tiro raso que se anidó en las redes. El primero de la visita disminuyó los decibeles, la euforia inicial de la tribuna.

 

Las series definitivas van brindando vida poco a poco al que parece caído, así lo ha escrito la historia, así lo entendió Correcaminos que fue retomando poco a poco el control con la serie aún más cuesta arriba.

 

Los errores estaban prohibidos. Los anaranjados lo entendieron pero no tenían más que arriesgar y jugar a no ser cazados por un León imponente, contundente, que no perdonaba, que contragolpeaba con un Darío Burbano inquieto, descarado en la conducción del balón y capaz de desquiciar cualquier defensa.

 

Las tarjetas amarillas fueron adhiriéndole condiciones, frenos al juego, a los protagonistas de un partido interesante, que buscaba un finalista y leía el primero de dos capítulos, cada uno de 90 páginas o minutos, según se quiera ver.

 

A la vuelta del vestidor, las cosas no cambiaron mucho. El “Corre” buscaba; la “Fiera” no dejaba de imponer condiciones, defender bien y seguir alarmando a los zagueros. Burbano regaló un juego casi perfecto, en el 55’ mandó un cabezazo que se estrelló en las manos de Patiño, que conservó la desventaja mínima en el marcador.

 

Los ensayos esmeraldas ante el marco fueron constantes, el arquero de los tamaulipecos comenzó a ser protagonista, regaló una espectacular estirada para espantar un gol cantado de Carlos Peña.  

 

Correcaminos fue perdiendo la capacidad de respuesta, hacía agua en la defensa. León usaba sus mejores armas para buscar aumentar la ventaja y sentenciar virtualmente una serie que ya tenían a favor. Patiño, figura de la noche en el Marte R. Gómez, también le dijo que no a Nelson Maz, que ya había logrado vencerlo en el primer lapso.

 

El equipo local se hizo de destellos de sus futbolistas para mostrar señales de vida en su campo. Un impacto de Ignacio Carrasco pasó cerca de la meta de Edgar Hernández que tuvo pocas apariciones pero siempre seguras. Los de naranja querían acortar. Diego Menghi también regaló la igualada, estaba solo frente al arco, mandó su mensaje por encima, no quiso el gol.

 

León terminó por rugir en territorio ajeno, actuó como superlíder e impuso condiciones. Lleva ventaja para el Nou Camp el día sábado. Escribió el primer capítulo en letras esmeraldas.

 

 

Dirección de Comunicación