Historia del Club Puebla

27/08/2009 | 19:48 hrs.

Conocido como La Franja, el Puebla Futbol Club es un equipo de futbol fundado en 1944 y que tiene por casa el Estadio Cuauhtémoc. Su dueño es Francisco Bernat Cid, él mismo funge como presidente y tiene como estratega a José Luis Sánchez Sola El Chelís.

hc12-3.jpg

Puebla tiene dos campeonatos de Liga: 1982-1983 y 1989-1990; cuatro de Copa: 1944-1945, 1952-1953, 1987-1988, 1989-1990; y un Campeón de Campeones: 1990.

Los jugadores poblanos más recordados son: Lupe Velázquez, Carlos Poblete, Jorge Mortero Aravena, Pablo Larios, Roberto Ruíz Esparza y Carlos Muñoz.

La actual plantilla es joven pero destacan: Luis Miguel Noriega, Sergio Cherokee Pérez y Alejandro Acosta.

La siguiente es su historia:

Una franja azul recorre en diagonal a toda la Puebla de los Ángeles y a la Heroica Puebla de Zaragoza; una franja de alegría y diversión, de angustia y de pasión, guiada por el girar del balón e impulsada por el grito emotivo de un gol. Entre iglesias y templos vive el Puebla de la Franja, el que vive en el Cuauhtémoc, el equipo camotero.

Inicio prometedor…

Todo comenzó la tarde de un 21 de mayo de 1944, se vería por primera vez un juego del Puebla en el extinto Parque Mirador  ante el Veracruz, equipo que por su experiencia les metió cinco goles por sólo uno de los poblanos, el primero en su historia fue obra de Lupe Velázquez desde los once pasos.

hc12-7.jpg

En la Temporada 1944-1945, el Puebla llegó como un desconocido y se convirtió en la sorpresa del torneo al quedar como subcampeones cuando nadie lo esperaba.

De 24 encuentros que la escuadra disputó en esa primera temporada, La Franja logró 14 victorias, dos empates y ocho derrotas, marcando 53 goles a favor y recibiendo 30 en contra, lo que los dejó a sólo ocho unidades del campeón Club España.

Ese arranque de ensueño no terminó ahí, pues al siguiente torneo, llamado Copa México, fueron escalando gracias a los goles de gente como Arturo Chávez y llegaron a la Final contra uno de los equipos poderosos de la capital del país, el Club América.

Se vivió un juego imborrable para la memoria de los camoteros y del Fútbol Mexicano.  El partido fue espectacular, lleno de anotaciones de las dos escuadras. Para el Puebla, dos anotaciones del argentino Eladio Vaschetto y una de Arturo Chávez tenían en la lona a los Cremas con marcador de tres a cero; sin embargo, la jerarquía del América no les iba permitir una derrota así y el atacante Vial descontó antes del silbatazo del descanso.

Para el complemento Puebla se encontró con el cuarto gol en las piernas de Manolo Alarcón, diana que despertó la locura en la gente poblana que abarrotaba las tribunas. Sin embargo los capitalinos regresaron al juego en tan sólo cinco minutos con un gol de Nicoluau y uno más de Scarone, lo que puso el dramatismo a tope.

La tarde de goles no había acabado. El delantero poblano Miguel López devolvió la tranquilidad a su equipo al marcar el quinto de los camoteros, aunque el América no quería morir y Vial descontaba de nuevo; tuvo que llegar Lupe Velásquez para cerrar el festival de goles al anotar el heroico sexto a cuatro minutos del final y darle el primer título a la ciudad de Puebla. Fue un momento histórico, feliz, inolvidable.

La gloria alcanzada por La Franja del Puebla se fue acabando poco a poco y para 1955, la tragedia llegó a al Club. Un incendio en el parque Mirador y diversos problemas monetarios condenaron al Puebla a un ayuno de fútbol que duró once años.

hc12-6.jpg

El regreso…

De la mano del legendario estratega Donato Alonso el Puebla regresó a la vida futbolística en Segunda División, el 19 de febrero de 1964. En la división de ascenso navegó por seis años hasta que en 1970 consiguió recuperar su lugar en el máximo circuito para estrenar en Primera el Estadio Cuauhtémoc, que había sido inaugurado dos años antes.

El equipo logró mantenerse y fue hasta la campaña 1973-1974 que logra su anhelado ingreso a una Liguilla por el título; el rival fue el Cruz Azul histórico de los años 70 y el resultado fue un siete a dos global para los azules.

Lograron quedarse. Al llegar a la década de los 80, La Franja estuvo a punto de irse a Veracruz, pero la intervención del gobernador del estado, Guillermo Jiménez Morales, creó un fideicomiso y el Club permaneció en la entidad.

hc12-4.jpg

Tal situación provocó una incertidumbre al inicio de la Temporada 1982-1983, que tenía en la figura del novato Manolo Lapuente, al técnico encargado de dirigir la plantilla; el resultado sorprendió como en aquella mítica primera temporada, 15 triunfos, 15 empates y 8 derrotas calificaron a La Franja a la Fiesta Grande del balompié nacional.

El destino enfrentó a la escuadra con sólo equipos de Jalisco. Primero superó a los Tecos con global de seis goles a tres, en la Semifinal venció a la U de G por cuatro goles a tres, lo que dejó para la Final a las Chivas Rayadas del Guadalajara.

El Rebaño tuvo en la instancia de Semifinales monumental bronca con el América, lo que resultó en 8 jugadores rojiblancos suspendidos. La situación era inmejorable para los de Lapuente, sin embargo las Chivas con base a coraje sacaron la victoria en el juego de Ida, celebrado en el Estadio Jalisco, por dos goles a uno.

La Vuelta en el Cuauhtémoc presentó el inmueble abarrotado y un autogol del zaguero chiva, Demetrio Madero, provocó una explosión de felicidad en la gente poblana; el encuentro estaba empatado y Puebla quería la corona.

Se tuvo que llegar a la instancia de los penales y fue ahí donde la Heroica Puebla de Zaragoza, la Puebla de los Ángeles, ganaría su primer título en el Fútbol Mexicano después de que el zaguero Luis Enrique Fernández metiera su tiro desde los once pasos y La Franja se alzara como campeón. Fue un momento brillante.

El equipo se convirtió en un animador pero no lograba coronarse de nuevo a pesar de ser asiduo invitado a la Liguilla. Manolo Lapuente había dejado el timón, pero la hinchada se quedó con un grato recuerdo de él, por la proeza de la 82-83.

hc12-10.jpg

En 1988 el Club fue comprado por el polémico empresario Emilio Maurer que puso como Director Técnico al héroe de la Final ante Chivas, Luis Enrique Fernández; de su mano, el Puebla se colgó una nueva conquista al ganar el Torneo de Copa de ese año.

Para la siguiente campaña, Puebla obtuvo su primer Superliderato con el chileno Pedro García a la cabeza, lamentablemente no pudieron cerrar el torneo como campeones pues el América se les cruzó en el camino.

Tuvo que regresar Manolo Lapuente al banquillo camotero para que La Franja consiguiera su segundo campeonato en la Temporada 1989-90.

hc12-1.jpg

Grandes figuras engrosaban el plantel poblano, nombres que se convirtieron en leyendas de la institución como Jorge Mortero Aravena o Carlos Búfalo Pobrete y esa calidad se vio reflejada en el marcador global que fue de 6 goles poblanos por cuatro de los Leones Negros.

La Franja estaba por las nubes cuando sumaron al Campeonato de Liga, el título del Torneo de Copa, el tercero en sus vitrinas, con la misma plantilla derrotando ese mismo año a los Tigres de la UANL con acumulado de cuatro goles a tres. Ser Campeón de Campeones escribía el nombre de La Franja de Puebla junto a los otros equipos históricos del Fútbol Mexicano.

La andanada de títulos no acabó ahí. Puebla se internacionalizó en 1991 tras vencer al Police FC de Trinidad y Tobago y levantar el trofeo de la Copa de Campeones de la Concacaf; ese mismo año les dejó el subcampeonato de la Copa Interamericana pues el Colo-Colo chileno los venció en la Final.

Para terminar con al etapa de ese Puebla de Lapuente, llegó la Final de la Temporada 1991-1992, que disputaron frente a los Panzas Verdes del León. A pesar de la entrega de la oncena, León triunfó en los Tiempos Extras de la Vuelta en el Estadio Nou Camp y La Franja se quedó con un Subcampeonato más.

hc12-5.jpg

Cuesta abajo, descensos y ascensos…

Serían tiempos difíciles. La salida de Maurer de la presidencia del Club y la compra de la institución por parte de José Abed, que con un desconocimiento total de la historia del equipo e ignorando el cariño de la afición a los colores, decidió renovar al Club y les cambió el nombre a Ejecutivos de Puebla con el blanco y el anaranjado en la playera.

Lo único rescatable de esas temporadas fue el Título de Goleo que el español Carlos Muñoz obtuvo con sus 15 goles en el primer torneo corto: el Invierno 1996.

Abed vendió al Club, llegando  Francisco Bernat para restaurar los colores y el escudo tradicionales. Sin embargo el Puebla no podría evitar el descenso después de los erráticos manejos.

En el Verano 1999, Puebla descendió a la Primera A, pero inmediatamente se compró la franquicia de Unión de Curtidores y el equipo siguió en Primera División.

El paso de la escuadra fue irregular, jugadores llegaron y se fueron sin pena ni gloria, hasta que en el Torneo Clausura 2005 el equipo descendió de nuevo.

Nombres como Jorge Mortero Aravena y René Paúl Moreno se conjugaron para que en el Apertura 2005, salieran campeones de la Primera A; pero la desorganización en la directiva y los constantes cambios de entrenador hicieron que en el partido por el Ascenso con el campeón del Clausura 2006, Gallos Blancos de Querétaro, La franja perdiera y se quedara un año más en esa categoría.

Para el Apertura 2006 apareció en el banquillo un personaje carismático, polémico, de personalidad e identificado con la ciudad y la institución, José Luis Sánchez Solá llevó al Puebla al título del campeonato y un torneo después, en el Clausura 2007, La Franja ascendía después de vencer a Dorados de Culiacán con goles de Álvaro Bola González. El Chelís regresaba al equipo de sus amores a la Primera División Nacional.

De nuevo en Primera…

Varios de esos jugadores que lograron el ascenso permanecieron en la institución. Jorge Zamogilny, Álvaro Bola González, Sergio Cherokee Pérez y Luis Miguel Noriega le dieron un sentido de permanencia a la hinchada, lo que se conjugó con la personalidad del Chelís. Puebla regresó a ser ese animador del campeonato como en la época de Lapuente.

En el Clausura 2009 la escuadra deslumbró con un fútbol lleno de entrega y garra que les aseguró la permanencia en la Liga y en Semifinales se quedó a unos minutos de eliminar al cuadro que a la postre sería campeón, los Pumas de la UNAM. La alegría por el fútbol se volvió a sentir en toda Puebla.

hc12-2.jpg

La pelota sigue corriendo por todo el territorio poblano, dejando una marca parecida a una franja azul, que cubre de alegría el horizonte deportivo del estado, junto a los Ángeles, en la Heroica Puebla de Zaragoza, que hace suyo cada Gol de  La Franja.




^ ir arriba